José Fernando Carrera

A 5 años de haber concluido el colegio, no puedo estar más agradecido con quienes fueron parte de aquel pasaje de mi vida, pues además de aprender y fortalecer mis conocimientos con los mejores maestros, ser parte de la familia mercedaria dejó una imborrable huella en mi mente y en mi corazón.
El patio, la cancha de futsal, la cafetería, la formación, los recreos, los días festivos y más, quedan hoy en el recuerdo transformado en nostalgia. Así también, las lecciones y los valores inculcados clase a clase, permanecen en la persona que hoy en día soy.
Gracias a La Merced, pude desarrollar mis aptitudes académicas y deportivas con mayor destreza. Asimismo, pude comprender el significado de la amistad y la fraternidad, en compañía de compañeros que devinieron en amistades eternas.

X